El amor sea el móvil de tu actuar. (Madre Paulina)

Esta época del año es particularmente delicada en nuestra zona. El frío se hace presente y la persistente lluvia inunda las calles de nuestra ciudad. Pese a eso, la gran mayoría de puertomontinos llegan al calor de sus casas sin sufrir sus efectos. Pero ¿Qué pasa cuando una persona vive en la calle?, sin trabajo, sin comida, sin un hogar…A veces parece ser una realidad un poco lejana. Sin embargo, la pobreza y el abandono se encuentra a nuestro alrededor, a veces sólo falta querer darse cuenta o simplemente observar.

Es haciendo este ejercicio de solidaridad, que el primer viernes de cada mes finalizando la Misa, la comunidad escolar se apresta para salir en ayuda de quien lo necesite. El espíritu del Trabajo Pastoral IC se lleva a los más desposeídos de la ciudad. Se recolectan alimentos, se reúnen manos solidarias, se aúnan las voluntades para colaborar y llevar un momento de alegría, paz y templanza a quienes han sufrido los embates de la vida y sufren el rigor de la calle.

Una vez más todo listo para comenzar el recorrido a través de las principales arterias de la ciudad con el “Carrete Solidario”…